13 agosto 2007

Cayo Espanto. Isla privada.










Esta minúscula isla privada cercana a la costa de Belice encarna
las últimas tendencias del lujo en el mundo de la hotelería; es la versión
actual de lo que menos se parezca a un palacio de cinco estrellas con cuatro-
cientas habitaciones, y más a una pequeña isla privada.

Por lo visto, el lujo se mide ahora en términos de intimidad y privacidad.
Cayo Espanto ofrece, por lo pronto, algo más de una hectárea y media de
tierra, rodeada de cristalinas aguas azules que cubren hasta la cintura.
Los huéspedes se alojan en una de las cinco inmensas villas rústicas con
piscina privada y paredes plegables, para que la brisa marina las inunde.

Las villas están al cuidado de unos mayordomos extremadamente diligentes
y el chef del hotel suele visitar a los huéspedes para prepararles un menú a su
gusto; cuando la cena esté lista, se la servirán en la villa o en cualquier rincón
tranquilo de la isla.

Obviamente esta pequeña isla cuenta con todos los servicios y cada habita-
ción tiene internet, aire acondicionado, rep. de video, tv, etc. así que lo úni-
co feo es el nombre: no pude averiguar a que se debe que la llamen así.

En lo que se refiere a las comodidades y los servicios —y, francamente,
también a los precios—, Cayo Espanto está a la altura de las suites de lujo de
los mejores hoteles del mundo. Si a todo esto se le suma el edén tropical pri-
vado en el que se enclava el hotel, el resultado es realmente extraordinario.

Me olvidaba: Según Forbes, Cayo Espanto figura entre los 10 mejores ser-
vicios hoteleros All Inclusive del mundo. Por algo será.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal