26 noviembre 2007

Argentina (no es un) país generoso.

El título de el post viene a colación de una frase que hizo famosa el conductor (que no me banco) Jorge Rial: "Argentina, país generosoooo!" decía este indeseable personaje hace unos años.

Y realmente no es tan así, y menos cuando uno es víctima del robo de su auto como me sucedió a mí hace casi tres meses.

La cuestión es que cuando fuí a buscar a mi auto en pleno centro, descubrí con sorpresa que al lado del mismo había un patrullero con oficiales tomando
declaración a unos testigos, al ladrón esposado sentado en el suelo y a mi auto con el vidrio roto.

Hechos los trámites de rigor y para hacerla corta, les cuento que todavía no me devolvieron mi auto ya que quedó en un estacionamiento para las pericias y todo eso tarda. Y no termina ahí la historia: hace semanas que mi abogado va casi todos los días al juzgado y lo único que falta es una firma de uno de los jueces pero hay que esperarlo porque "el juez está para cosas más importantes" (SIC).Ah! Para rematarla les cuento que como esto pasó un fin de semana largo, un oficial de apellido Nazzi me aconsejó apurar el trámite de la pericia a cambio de plata.
Está visto que en este país tiene más ventajas el delincuente que la víctima, sino, miren lo que me pasó a mí. Maldita Justicia!

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal