06 septiembre 2007

Las quiero a todas para mí. (pero no quiero a ninguna)


No sé que me está pasando últimamente pero o elijo mal, o soy yo el que tiene cada vez más problemas en estar con alguien más de tres veces sin poder disimular la fobia que eso me produce.
No. No es que sea un loco de la guerra. Soy una personal normal pero parece que la crisis de los treinta me está pegando al revés: en vez de "sentar cabeza" salgo corriendo cada vez que una relación roza lo que podría ser el principio de algo más formal.


Esto sin contar que no merezco mucho interés porque , para ser sincero, tampoco doy
demasiadas ventajas. Lo único que tengo a favor es que no soy celoso de mis parejas y que ( si estoy saliendo de verdad) soy fiel.

Aunque, claro: cualquiera pude decir que es natural que el hombre se escape, que son todos iguales, etc. pero... yo sufro!!! Me encantaría comer las pastas del domingo con mi suegra, jugar a la escoba de 15 con el abuelo de mi novia y ver tele todo el domingo con la familia... pero una vez por bimestre. No lo podría soportar si lo tengo que hacer todas las semanas.
¿Y si la "afortunada" tiene hijos?
Uy, otro tema al que le salgo cagando. Aunque supongo que nos caeríamos bien por el simple hecho de que soy un inmaduro y no porque la tenga clara en eso de la contención.

Le agradezco a Dios que todavía hay mujeres con problemas en la visión, o a las que les cuesta discernir entre lo que es bello y lo que es un gordito simpático y con onda, pero justo se me pre-
sentan chicas que están muy bien cuando yo no quiero saber nada y encima sigo sumando qui-
lombos a mi vida conociendo otras chicas para que el día de mañana me digan lo que hoy no
quiero escuchar...

Así y todo tengo que reconocer que hay muchas que me gustan, me encantan, me hacen caer la baba, me calientan... pero no quiero a ninguna.

Esperemos que se me pase.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal